Bachelet admite que las sanciones empeoran la crisis, dice la comisionada

CARACAS, 13 Sep.- La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha reconocido que las «sanciones sectoriales» adoptadas contra Venezuela y la pandemia de COVID-19 han contribuido a empeorar la crisis social y económica, en pleno debate sobre el resultado de unas negociaciones entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición en las que la expresidenta chilena ha dicho «confiar».

«Confío en que el diálogo político en curso en México pueda conducir a soluciones significativas y se traduzca en mayores avances para la protección de los Derechos Humanos», ha declarado Bachelet, al actualizar desde Ginebra su informe sobre la situación en el país sudamericano, seguido con atención desde Caracas.

Ante el Consejo de Derechos Humanos, Bachelet ha repasado la labor de su oficina en Venezuela, que se remonta a los últimos dos años y ha logrado ampliar su personal de seis a doce trabajadores, previo acuerdo con un chavismo que tradicionalmente ha visto con recelo cualquier vigilancia de la ONU.