El pecado de Punta Catalina

Por Daygorod Fabián Sánchez, Educador y Analista Político

Personalmente considero que en esa obra hubo graves irregularidades en su adjudicación y el costo de la misma.

No obstante no vale lo que yo piense sino lo que dictaminen los organismos correspondientes.

Pero mala o buena, más buena que mala, es un patrimonio del estado que genera energía e ingresos.

Al momento de entrar en vigencia Punta Catalina (PC), no se ha dicho que cerca de 19 plantas fueron desplazadas de la generación, lo que afectó intereses económicos muy fuertes.

Esos intereses pretenden desacreditar la planta generadora PC, a los fines de que se venda a precio de vaca muerta y posiblemente sean ellos mismos que la compren.

Tampoco se ha dicho que esta planta genera en materia de ganancias al Estado Dominicano cerca de 250 millones de dólares, dinero que antes no se percibía y que se iba por el caño del déficit eléctrico o en favor de los empresarios de esa área.

Ahora que sufrimos de apagones, es que mayormente se observa la importancia de esta planta eléctrica estatal, pues las mismas autoridades han dicho que se les dejó en reservas un año de carbón y que fruto de no hacer una licitación a tiempo, éste se agotó y por ende no hay combustible para mantener operando siempre a PC.

Como el fantasma de la sobrevaluación y el soborno es parte de PC, cabe decir que la empresa que participó en la investigación para saber si hubo irregularidades en la adjudicación de esa obra, es la misma que investiga al expresidente Donald Trump con el tema de sus impuestos.

Señalo esto para evidenciar que esa compañía no se prestaría para falsear datos y beneficiar a PC en el tema de la adjudicación.

Fuera de eso considero que el pecado de esa obra es sacar de juego a los famosos generadores que ordeñaban el presupuesto nacional, antes de su entrada en vigencia.