El problema no es la perrita, es la falta de asesoría.

El problema no es la perrita, es la falta de asesoría.

Desde anoche el Ministro de Educación Roberto Fulcar es tendencia en todas las redes sociales.

Esto se debe a que, aunque ya la borró, colgó una imagen de una perrita en sus brazos, la cual recibe el nombre de una de las heroínas (de las Hermanas Mirabal) en la lucha contra la dictadura de Trujillo.

Aunque no haya sido la intención, esto ha causado revuelo y visto como una ofensa grave a la memoria de las denominadas mariposas.

Cosas como esa le ocurren, comúnmente a la clase política Dominicana, esencialmente porque no tienen asesores y tampoco se dejan guiar. Eso se debe a la INCOMPRENSIÓN de las causas que llevan a alguien al poder.

Un amigo, que reside en los Estados Unidos de América, conocedor de la burocracia existente en el coloso del norte, me dijo que cualquier funcionario del gobierno tiene un equipo de hasta 16 personas para manejar sus redes sociales. Uno para cada red, otro para fotografía, otro para edición, otro para video, otro para escribir los textos y así sucesivamente.

En cambio en República Dominicana, nuestra clase política es todóloga.

Daygorod Fabián Sánchez