La prioridad es que Punta Catalina tenga buena operación y mantenimiento

Por Jaime Aristy Escuder

La Central Termoeléctrica Punta Catalina es la principal fuente de electricidad de la República Dominicana. Por eso es indispensable que se adopten las acciones necesarias para que pueda tener una buena operación y mantenimiento (O&M).

Las autoridades que tienen bajo su responsabilidad esa central necesitan continuar con la implementación de las guías de buenas prácticas internacionales de O&M iniciadas en la administración que cedió el control en agosto de 2020. Es vital que se realicen los mantenimientos preventivos y predictivos recomendados por los fabricantes de cada equipo, pues sin esto se produciría una pérdida de confiabilidad de los equipos individuales y de las unidades en su conjunto, que afectaría el nivel de producción de energía, aumentando la frecuencia de salidas no programadas. Esas guías incluyen la aplicación del programa de planificación de mantenimiento bajo SAP, para maximizar la calidad y eficiencia de los procesos relacionados con el O&M.

Es recomendable que se realice un acuerdo de asistencia de operación y mantenimiento a la brevedad posible. Le recomiendo que se ejecute dentro del marco del actual Contrato de EPC con la empresa Tecnimont, la cual entrenó al personal técnico y suplió los servicios de ingeniería, comisionamiento y puesta en marcha de cada una de las unidades de generación. Asimismo, se debe completar el proceso de contratación de servicios de mantenimiento con fabricantes de los principales equipos, como: caldera y molinos, Babcock & Wilcox; sistema de transporte de carbón, ONT-Bedeschi; y del sistema de control de calidad de aire, Hamon; entre otros. Con GE se firmó en 2019 un contrato de mantenimiento de las turbinas y generadores, que sigue vigente y hay que sacarle el máximo provecho.

En ese contexto, cabe señalar que para mejorar el mantenimiento predictivo es indispensable que se continúe con la instalación del sistema de inteligencia artificial de GE-Digital que incluye: APM (mantenimiento de activos y optimización); OPM (optimizador de la caldera y los molinos, y medidas para mejorar la eficiencia de la planta); y el servicio de monitoreo remoto desde la central de GE localizada en Atlanta, Estados Unidos.

Es recomendable que se programe, lo antes posible, el mantenimiento preventivo que debe hacerse anualmente o como máximo a los 18 meses de haber comenzado la operación de cada unidad. Esos equipos necesitan recibir ese mantenimiento periódico, que tiene una duración de un mes típicamente, y cuyo objetivo es dejarla como nueva. Esto reduce la probabilidad de que ocurra algún evento que saque de línea las unidades, situación que es muy costosa para las distribuidoras de electricidad y para el Estado Dominicano.

Por último, le recomiendo a las actuales autoridades que recontrate a los técnicos de O&M, entrenados por los fabricantes y por el Consorcio constructor, que fueron despedidos o que renunciaron a partir de agosto de 2020. Pienso que el aporte de ese personal es clave para lograr cada uno de los puntos que señalé anteriormente, y que pueden asegurar una buena operación y mantenimiento de Punta Catalina.