LOS RESULTADOS DE LA HISTORIA

Históricamente, en el PRD, y ahora en el PRM Hipólito Mejía ha estado ligado a las peores decisiones y más grandes errores políticos.

Mejía fue el único político que hasta ahora ha edificado una candidatura en base a su carisma personal, pero esa cualidad tan sustancial no ha sido aprovechada en su justa dimensión y éste ha sido sumergido a la insignificancia electoral. A pesar de ello hay que decir que tiene mucho poder en el gobierno de Luis Abinader.

Ahora tomó la decisión de apoyar a José Ignacio Paliza, actual presidente del PRM, cosa a la que tiene derecho sobrado. Sin embargo, lo que se plantea para ratificar o elegir nuevas autoridades es una convención de delegados.

Este mecanismo es una artimaña legal, para evitar que la militancia pueda manifestar, a través del sufragio, lo que en verdad piensa de quienes las dirigen.

Noten que cada decisión de Hipólito, de cierta trascendencia, ha llevado a la derrota a su partido. Primero la reelección del 2004, luego no apoyar a Miguel Vargas en el 2008, luego decir que metería preso a Leonel en el 2012 y ahora el apoyo a Paliza.

Daygorod Fabián Sánchez