Sobre la visita de José Ignacio Paliza Montecristi

Por Daygorod Fabián Sánchez, Educador y Asesor Político

El Presidente del PRM José Ignacio Paliza, a nivel Nacional, ha comenzado una serie de visitas en distintas demarcaciones, con el propósito de escuchar las bases de esa agrupación partidaria.

El PRM presenta un nivel de insatisfacción con las designaciones de los dirigentes medios y bajos de ese partido. Aunque ganaron el poder están fuera del poder.

Ha imperado una agenda personal de quienes tienen potestad para nombrar. Por eso solo designan familiares, amigos, queridas, chulas, amantes, esposa de los hijos e hijas y personas que en nada colaboraron con el cambio, que se pregonó durante 16 años de ejercicio opositor.

Ya van dos años de gobierno, prácticamente, y son pocas las excusas que valgan.

Desde el poder se resuelve, no se promete, desde el poder se cumple, no se miente.

La política es para los políticos, por eso entendemos que ya es hora de dejar los cuentos, las excusas y las dilataciones, para designar a la gente que trabajó durante 16 años para dejar de ser oposición política y para colmo que tienen casi 18 años en ese mismo lugar.

En ese orden el joven dirigente Paliza tiene un buen camino por recorrer, ya que no puede permitir que el desafecto recaiga sobre él.

Los que quedan fuera querrán una cabeza culpable y la de él será la que elijan, en razón de que tiene doble posición: Presidente del PRM y Ministro de la Presidencia.

Nos parece que no puede seguir comprometiendo su futuro político por ocupar una posición pasajera.

Paliza sin dudas tiene un perfil presidencial, pero al ritmo que va lo está echando por la borda, por no solucionar el problema de la integración de los perremeista al gobierno.

Él quizás no lo recuerda, pues fue por teléfono en el año 2018 que le manifesté: Llegar al poder es fácil, pero cuando se comprende como se llega al poder es aún más fácil perderlo. El secreto de los principales y faraones no era llegar al poder, era mantenerlo.