¡TODA LA RAZÓN! Los Funcionarios y dirigentes deben defender el gobierno, no promover aspiraciones personales a destiempo, dice Pablo Ramos. También señaló que se debe trabajar mínimo para 8 años.

Por Redacción

MONTECRISTI, REP. DOM. Nueva vez el dirigente del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y Director Financiero del Proyecto Agrario la Cruz Manzanillo (PLCM) Licenciado Pablo Ramos expresó que los defectos del gobierno deben tratarse a lo interno del partido y lo bueno resaltarlo y defenderlo.

Señaló que no es posible ni adecuado hacer una oposición interna y con esto contribuir con sectores que mantuvieron al PRM 16 años sin acceso al poder.

Dijo que cada funcionario grande, mediano o pequeño debe defender la obra de Gobierno de Luis Abinader y promoverla, antes que cualquier aspiración personal.

Manifestó que además de eso los funcionarios deben mantener la humildad, que los caracterizó cuando estaban fuera del tren estatal.

La sociedad nos vigila y las actitudes de la pasada gestión los llevaron a la derrota, por lo tanto no podemos copiar eso, debemos aprender de los errores del viejo PRD y procurar mantener el poder por las vías democráticas, siempre al lado de la gente, de la sociedad, de las causas justas y en renovación constante, dijo Ramos en nota de prensa enviada a los medios.

En ese mismo sentido el Licenciado Ramos dijo que las tendencias son buenas en los partidos, ya que lo dinamizan, pero que no se debe caer en los grupismos y odios políticos. Expresó que muchas veces los mismos de adentro prefieren perder y llevar a posiciones a candidatos extrapartidos.

Dijo que los dirigentes deben recordar el dicho que dice que el perro es malo, pero es mi perro.

Precisó que debemos predicar con el ejemplo y que Luís Abinader es un hombre que trabaja 16 horas para mejorar la calidad de vida cada dominicano.

Informó que en los próximos días con las autoridades competentes va organizar el primer consejo de gobierno provincial con todos los funcionarios de la provincia para buscarle salida a los compañeros que aún están fuera del tren gubernamental.